La mascota más linda del mundo, el gato siames!

gatosiames.org nace para difundir información veraz y de calidad sobre el cuidado, cría, reproducción y alimentación del gato siames, el más lindo del mundo.

El gato siamés es inteligente, adorable, y un verdadero aristócrata con su característica y elegante silueta y bello colorido. No obstante, puede ser pendenciero y revoltoso y, posiblemente, es esta contradicción la que le ha dado una fama universal como mascota. Gracias a su carácter nos divertirá sin parar con sus gracias y le gusta mucho la gente. También exige nuestra atención, odia que lo ignoren o dejen solo, y puede portarse mal si se aburre o se siente abandonado. Esta raza de felino se comunica como ninguna.

Tipos de gatos siameses.

En este listado podrás encontrar las principales razas del gato siames.

Gato siames moderno.

El siamés moderno es una raza de gato proveniente del antiguo reino de Siam, actualmente Tailandia.

Este tipo de siamés, desde 1950, fue ganando popularidad y resultó ser el elegido por los expertos en la tematica felinas. Tal vez sea por esto que se acuñó el nombre “siamés” para el gato siames moderno, ya que es la variedad que durante todas estas décadas ha participado a nivel de competición.

El estándar del siamés moderno o siames estilizado indica un cuerpo elegante, esbelto, estilizado, flexible y bien musculoso. Su cabeza es de forma triangular, el hocico fino, los ojos son almendrados y oblicuos, las orejas son grandes, el cuello delgado y largo, del mismo modo que su cuerpo y su cola. Su pelo es corto, brillante, fino, suave, apretado y adherido al cuerpo. El siamés se caracteriza por una coloración más oscura en los puntos donde la temperatura corporal es menor (extremidades, cola, cara y orejas), que constrasta con el resto del cuerpo.

Gato Siamés tradicional.

El siamés tradicional o Thai es una variedad dentro de la misma raza siamés proveniente de Tailandia y equivalente al siamés antiguo o siames ancestral, que dio origen a través de planes genéticos al siamés moderno. El thai presenta un cuerpo compacto y redondo, cabeza con mejillas llenas y redondeadas, hocico más corto, orejas de inserción alta pero no enormes, ojos alargados (no totalmente oblicuos) celestes o azules, cola más corta a mediana y generalmente con punta más redondeada y más gruesa. Los colores aceptados son los mismos que para el siames moderno.

Los gatos siameses son apreciados por su belleza, personalidad y encanto, unidos a su natural distinción, que hacen que sus exhibiciones constituyan todo un espectáculo. Un animal de tales características exige un comportamiento acorde a la hora de adoptar uno.

 

Imágenes de gatos siameses.

¡Bienvenido a la mejor lista de fotos de gatos siameses más bonitos del mundo!

Haz clic en la imagen o en su nombre para verla en alta resolución:

Cómo criar un gato siamés

Los gatos siameses son algunos de los animales más bellos, más fieles y más inteligentes jamás encontrados. Pero también tienden a ser muy dinámicos, ruidosos, de carácter fuerte y persistentes. Una vez que tengas uno, verás lo fácil que es enamorarse de este hermoso minino.

Debes proporciona a tu gato siames alimentos nutritivos y agua limpia y fresca. Los gatos siameses tienen apetitos voraces. La alimentación con una combinación de alimentos y croquetas enlatada es lo mejor. Tu gato debe estar satisfecho y bien alimentado, pero no debe comer de más. Si tu gato mantiene un peso saludable, considera la posibilidad de dejar una pequeña cantidad de croquetas en un recipiente durante todo el día. Asegúrate de que el agua esté disponible en todo momento.

También debes mantener a tu gato siamés en un ambiente limpio y seguro. Los gatos de interior disfrutan de una vida más larga que los gatos que vagan. Los gatos al aire libre pueden salir lastimados. También pueden molestar a tus vecinos, aterrorizar a las aves y hacer que los perros ladren, así como adquirir plagas o enfermedades. Los gatos que van al exterior también se vuelven menos susceptibles de permanecer en el interior. Mantén una caja de arena limpia para tu gato de interior. A los gatos siameses les encanta trepar asi que mantén los elementos que puedan romperse o lastimarlo fuera de su alcance.

Debes elegir un buen veterinario. Si tu gato siamés muestra signos de enfermedad, llévalo sin demora. Los gatos requieren exámenes físicos anuales, vacunas regulares y deben ser castrados o esterilizados tan pronto como sea posible. Los gatos siameses son generalmente sanos, con una vida de hasta 20 años. Son propensos a conseguir sarro en los dientes, lo que puede conducir a la gingivitis. Los gatos siameses necesitan ocasionales sesiones de limpieza de dientes. Además, puedes cepillar los dientes de tu gato en casa con un cepillo de dientes muy suave y un dentífrico-felino seguro.

Ofrece a tu gato siamés algunos juguetes para que se divierta!. Una buena selección podría incluir un surtido de pequeños ratones de peluche, un ovillo de lana y un poste de rasguño. Además de entretener a tu gato siamés, ayudarán a evitar que arañe los muebles y juegue con tus zapatos u otros objetos.

Ama a tu gato siamés. La mayoría de los gatos les gusta el afecto y las caricias. A menudo les gusta ser acariciados en la frente, debajo de la barbilla y suavemente al lado de la garganta. Respeta los gustos y disgustos de tu gato. Escucha las respuestas y conoce que el ronroneo y amasado con las patas son buenas señales. Algunos gatos siameses quieren sólo unos pocos minutos de caricias, otros dormitan satisfecho por horas, siendo acariciados en tu regazo.

Curiosidades del gato siamés!

El gato siames tiene un cuerpo esbelto, ojos de un azul fuerte, la cara oscura y el lomo claro, es uno de los felinos domésticos más queridos. Además, tiene fama de parlanchín y adora estar acompañado. ¿Quieres saber más sobre él?

De tierras muy, muy lejanas llega el bonito y admirado gato siamés. Para ser exactos, este felino doméstico de ojos cristalinos procede del antiguo reino de Siam, lo que hoy es Tailandia. En sus orígenes fue muy querido por la familia real tailandesa, no en vano eran las únicas personas autorizadas a tener este minino como mascota. Al gato siamés se le consideraba puro y sagrado (se creía que el animal recibía el espíritu de determinadas personas cuando fallecían) y los ejemplares se paseaban a su aire por las estancias de palacio.

Volviendo a ámbitos más terrenales, dentro del gato siamés se distinguen dos variedades: el tradicional o thai y el moderno. El primero posee unos rasgos redondeados y es de menor tamaño que el moderno, de cuerpo más delgado y cara afilada. En cuanto observes miembros de cada una de las categorías los vas a distinguir a la perfección.

El gato siamés es bastante activo, le gusta jugar y si se aburre puede hacer alguna que otra trastada en casa. También es cariñoso y sociable, un buen compañero de grandes y pequeños que se deprimirá si no le prestas la atención que demanda. Por cierto, es un gran maullador que emite diferentes tipos de sonidos.

Como característica curiosa, te contamos que las zonas de su cuerpo que son oscuras (orejas, cara, patas y cola) tienen menor temperatura que las claras. Esta condición se debe a un gen térmico que hace que los pigmentos se fijen en las zonas más frías de su anatomía. Cuando nace, el gato siamés es totalmente blanco ya que ha estado alojado calentito en el interior del cuerpo de la madre.

Otro dato anecdótico de este minino es que en sus inicios solía ser estrábico, situación que hoy en día puede repetirse pero en menor medida debido a los cruces selectivos.

Este felino doméstico alcanza pronto la madurez sexual, tiene una gran actividad sexual y puede tener camadas muy numerosas. Su celo es muy intenso y se caracteriza por fuertes maullidos y marcajes. Como siempre, te recomendamos esterilizar a tu mascota para evitar crías no deseadas y el consiguiente riesgo de abandono.

Familia real tailandesa

En sus orígenes, el gato siamés fue una mascota muy amada por la familia real tailandesa. De hecho, el rey y su familia tenían de forma exclusiva, en palacio, varios ejemplares y los consideraban de carácter puro y sagradopor su color blanco.

Origen del siamés

El gato siamés aparece en un manuscrito con fecha de 1350 en el antiguo reino de Siam (actual Tailandia). Sin embargo, no llegó al Reino Unido hasta el siglo XIX donde fue exhibido en el Crystal Palace de Londres y a Estados Unidos en 1890.

Portador de espíritus

En la antigüedad, cuando una persona de alto rango fallecía en el reino de Siam, se colocaba un gato siames cerca de su cuerpo porque se pensaba que el animal recibía el espíritu del finado. El felino se convertía en el guardián del difunto y pasaba a vivir en un templo rodeado de lujo.

Siamés tradicional vs. siamés moderno

El gato siamés tradicional o thai es más pequeño, redondeado y compacto que el moderno, mucho más esbelto. El tradicional presenta una cara más redondeada con un hocico más corto y orejas rectas no excesivamente grandes mientras que el rostro del siamés moderno es más afilado y sus orejas son de mayor tamaño. Los ojos de ambos siameses son diferentes: los del thai están ligeramente rasgados y los del moderno muy rasgados, casi oblicuos.

Peso

El gato siamés macho suele pesar entre 4 y 5 kilos y la hembra entre 2,5 y 3 kilos.

Gato muy activo

El gato siamés es un felino muy activo por lo que habrá que dedicar tiempo a jugar con él. Si se queda solo en casa y se aburre, es muy probable que haga travesuras.

Cariñoso, hablador y sociable

Cariñoso con todos los miembros de la familia y sociable con las personas, el gato siamés busca la compañía de sus dueños, disfruta jugando con ellos y, aunque no lo entendamos, emite una gran variedad de maullidos para comunicarse con nosotros. ¡Es muy parlanchín! Si no le haces caso, se deprimirá. Odia la soledad y no soporta la indiferencia.

Color

El cuerpo del gato siamés es más oscuro en las zonas donde la temperatura corporal es menor, es decir, en patas, cola, cara y orejas. Esta característica se debe a un gen térmico que hace que los pigmentos se fijen en puntos más fríos. El resto de su anatomía tiene una coloración clara. Cuando nacen, los gatitos son totalmente blancos debido a la alta temperatura del cuerpo de la madre.

Sexualmente activo

El gato siamés es sexualmente muy activo, alcanza la madurez sexual muy pronto y puede tener camadas numerosas. El celo de este felino es muy intenso y se caracteriza por maullidos especialmente escandalosos y marcajes.

Estrabismo

Los primeros ejemplares de gato siamés tendían al estrabismo. Con los cruces selectivos, esta característica se ha ido corrigiendo pero aún hoy puede producirse.